sábado, 19 de enero de 2019

ESCOCIA 2018

Escocia es uno de esos países que evocan los paisajes fríos y salvajes que tantas veces hemos visto en películas, revistas o fotografías. Castillos centenarios entre la niebla, escarpados acantilados costeros, bosques interminables, rebaños de ovejas Scottish blackface en prados verdes y pueblos de piedra gris en los que se circula por la izquierda. Ciertamente todos estos tópicos se cumplen a la perfección sobre el terreno, y es que en 13 días da tiempo a darse cuenta del espíritu único del territorio escocés.

Ya llevábamos un par de años queriendo viajar al norte de Europa y barajamos varias opciones: Noruega, Islandia o Escocia. Al final, por comodidad del idioma y por precio, nos decidimos por el país escocés y fue una decisión de lo más acertada. Aquí os cuento el por qué.


En camino

DÍA 1: Llegada a Escocia y visita turística a Edimburgo

Pasan pocos minutos de las 15:30h del día 19 de junio cuando montamos las maletas en el coche de alquiler que acabamos de recoger en el aeropuerto. Hace media hora, asomándome por la ventanilla del avión, he visto en medio del mar un enorme peñasco totalmente recubierto de blanco: es Bass Rock, y la mancha blanca son 150.000 alcatraces.

La primera misión, crucial para el buen devenir del viaje, es conducir un coche con el volante en el asiento delantero derecho y acostumbrarse a una circulación al revés que en nuestro país. Con tranquilidad e intentando no cometer errores llegamos al hotel, dejamos las cosas y nos vamos en tranvía al centro de Edimburgo, una ciudad muy bonita y turística que bien merece una visita en cualquier viaje a Escocia. La guía Lonely Planet (que usamos en repetidas ocasiones) seguro que os explica mejor que yo qué ver y dónde comer. 



Preciosas instantáneas de Princes St. y el edificio del Hotel Balmoral captadas por Maripili

DÍA 2: Isle of May y Edimburgo

Amanecemos en Edimburgo sin madrugar excesivamente, desayunamos algo rápido y ponemos rumbo a la localidad de Anstruther, desde donde zarparíamos a las 11:30h para visitar la Isla de May. No obstante, la zona del puerto nos brinda las primeras observaciones potentes del viaje: eideres comunes, bisbitas costero, gaviones atlánticos, gaviotas argénteas, negrones comunes y algunos bandos de alcatraces en vuelo. 

Bisbita costero / Rock Pipit / Anthus petrosus

Bisbita costero / Rock Pipit / Anthus petrosus

Disfruté como un enano observando las cebas de los bisbitas costero y su incesante búsqueda de alimento por los intermareales anexos al puerto.

Eider común / Common Eider / Somateria mollisima

Lavandera enlutada / Pied wagtail / Motacilla alba yarrellii

 Pedregales costeros frecuentados por el Bisbita costero. Al fondo la Isla de May.

Anstruther

A eso de las 11:20h nos montamos en la zodiac y tras 10 minutos de navegación rumbo sureste empezamos a aproximarnos a la isla. Nos reciben miles de aves marinas: frailecillos, araos comunes, gaviotas tridáctilas, charranes árticosfulmares, alcas, cormoranes moñudos, gaviones atlánticos, gaviotas sombrías y gaviotas argénteas. Así mismo, la base de los acantilados acoge a pequeños grupos de Foca gris, que más tarde se dejarían fotografiar en mejores condiciones. 





"Mar de álcidos" / Al fondo Bass Rock


Brutal colonia de aves marinas

Desembarcamos, nos pertrechamos con el material óptico y los impermeables y comenzamos a recorrer los senderos de la pequeña isla. Nuestra primera parada, bajo una fina llovizna al más puro estilo londinense, es en una colonia de charranes árticos, que anidan en pequeños pedregales rodeados de vegetación. Grandes grupos realizan vuelos patrullando toda la zona y algunos ejemplares custodiando sus nidos se dejan fotografiar a muy corta distancia, siempre por supuesto desde el sendero.


Charrán ártico / Arctic tern / Sterna paradisaea


Charrán ártico / Arctic tern / Sterna paradisaea

Charrán ártico / Arctic tern / Sterna paradisaea 

Charrán ártico / Arctic tern / Sterna paradisaea

Charrán ártico / Arctic tern / Sterna paradisaea

En los bordes de los caminos y en los grandes bolos de roca posan los ostreros y las gaviotas argénteas, acompañados por el incesante trasiego de los bisbitas costero







Ostrero euroasiático / Eurasian oystercatcher / 
Haematopus ostralegus

Ostrero euroasiático / Eurasian oystercatcher / 
Haematopus ostralegus

Gaviota argéntea / Herring Gull / Larus argentatus

Bisbita costero / Rock Pipit / Anthus petrosus

Tras pasar por las mencionadas praderas y pedregales se llega a los acantilados que se divisan desde la zodiac y ahí es donde todo lo que cuente se queda corto. Para alguien que nunca haya visitado una colonia de aves marinas, verse en un escenario como ese es simplemente sobrecogedor. No sabe uno dónde mirar, a qué hacerle fotos o dónde pararse. Aves por todas partes, a distancias ridículas y con un comportamiento totalmente natural. 


Los frailecillos son abundantísimos y se ven por cientos. Llegan desde el mar con los picos a rebosar de pescado y se detienen unos segundos en las grandes rocas antes de entrar a sus madrigueras. A veces en grupos de 25-30 juntos. Es algo de ensueño. 

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Madrigueras (Burrows) de frailecillos

Ciertamente van un poco más a su bola que las demás especies, que se disputan cada palmo de roca para ubicar su nido y entre las que los encontronazos son constantes. Gaviotas tridáctilas, alcas y araos conviven porque no les queda otro remedio. 

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Gaviota tridáctila / Black-legged Kittiwake 
Rissa tridactyla

Gaviota tridáctila / Black-legged Kittiwake 
Rissa tridactyla

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge 

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge


 Colonia de Arao común

Hay dos "intrusos" en esta foto... ¿eres capaz de encontrarlos?
¡Deja la solución en los comentarios!

Algún Cormorán moñudo se cuela entre los beligerantes álcidos, no sin llevarse varios "toques de atención" de por medio. 

Cormorán moñudo / Shag / Phalacrocorax aristotelis

Y por último, los espectaculares fulmares. Su porte, su comportamiento y su vuelo sobre la superficie del mar me recordaron repetidamente a los albatros que tantas veces he visto en los documentales y me dejaron embobado en numerosas ocasiones a lo largo del viaje. Crían en pequeñas colonias entre los álcidos y no les gustan los intrusismos, con recurrentes señales de aviso a otros ejemplares. 

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis 

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis 

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis

Fulmar boreal / Northern Fulmar / 
Fulmarus glacialis



Con el empacho de aves marinas, tras cuatro horas libres en la isla, tocaba volver al barco. En el trayecto de vuelta nos detenemos frente a una colonia de Foca gris y poco antes de llegar a puerto se nos cruza la única Pardela pichoneta que veríamos en todo el viaje.

Foca gris / Grey seal / Halichoerus grypus

Foca gris / Grey seal / Halichoerus grypus

Foca gris / Grey seal / Halichoerus grypus

Foca gris / Grey seal / Halichoerus grypus

Foca gris / Grey seal / Halichoerus grypus

Dedicaríamos la tarde a un nuevo paseo por Edimburgo.

DÍA 3: Bass Rock y llegada a las Highlands.

El tercer día de viaje constó de una excursión matutina a Bass Rock y posteriormente del viaje en coche hasta nuestro alojamiento en las Highlands, parando de camino a visitar un par de castillos. 

La zodiac para aproximarnos a Bass Rock la tomamos en North Berwick, justo enfrente de Anstruther pero en la otra orilla del fiordo. En el puerto de dicha localidad está el Scottish Seabird Centre, un centro de visitantes/tienda con fantásticas vistas de Bass Rock y numerosos libros sobre la avifauna escocesa. Justo a los pies de este edificio, en la playa, localizamos varios charranes patinegros y un bando de 21 eideres.

Eider común / Common Eider / Somateria mollisima

Eider común / Common Eider / Somateria mollisima

Eider común / Common Eider / Somateria mollisima

Eider común / Common Eider / Somateria mollisima

A las 10:00h salimos del puerto con la zodiac y, tras dar un rodeo por los islotes de Craigleith, Lamb y Fidra, todos repletos de aves marinas, ponemos rumbo a la mayor colonia de Alcatraz atlántico del mundo: 150000 nos dijo el patrón que habían censado el año anterior. 

Alcatraz atlántico / Northern Gannet / Morus bassanus

Alcatraz atlántico / Northern Gannet / Morus bassanus

Alcatraz atlántico / Northern Gannet / Morus bassanus

Bass Rock

Bass Rock

Es un lugar increíble y tanto el estruendo de los alcatraces como el fuerte olor a guano le dan más autenticidad a la experiencia. 


De vuelta en puerto, regresamos al coche y ponemos rumbo al norte por carretera. Tenemos que llegar hasta Grantown-on-Spey, pero aprovecharemos la jornada para visitar castillos y hacer paradas para bichear y hacer fotos durante el trayecto. A mediodía estamos viendo el Castillo de Glamis y degustando un extraordinario sandwich prefabricado de supermercado (por algún lado había que ahorrar) y a eso de las 16:30h el Castillo de Blair


 Castillo de Glamis

Castillo de Blair

Durante el trayecto y en las paradas vemos, entre otras especies, algunos ratoneros, palomas zuritasescribanos cerillos, una Tarabilla norteña, lúganos, cuervosgrajas, cornejas negras, estorninos pintos, acentores comuneszorzales común y charlo

Sobre las 18:00h nos desviamos hacia el norte a la altura de Bridge of Cally en dirección a Braemar, hacia el corazón de las Highlands, pasando por una carretera muy poco transitada y de paisajes espectaculares que acogen a las primeras especies realmente típicas de interior. 







Comenzamos a ver escenas un tanto chocantes cuando aún no has viajado a estos países, como zarapitos reales y ostreros, ambos muy abundantes, alimentándose juntos en los corrales de las granjas y rodeados de vacas, o gaviotas canas comiendo en el borde de los brezales al lado de ciervos o corzosEn efecto, en dicha carretera vemos limícolas como las anteriormente mencionadas o como el Avefría y grandes números de Gaviota cana, pero compartiendo espacio con ungulados silvestres y con nuestras primeras liebres variableslagópodos escoceses.


Zarapito real / Curlew / Numenius arquata

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Gaviota cana / Common Gull / Larus canus

Tras un largo día, llegamos a nuestro alojamiento a las 21:00h y deshacemos las maletas. Estaremos alojados ahí los siguientes cuatro días.

DÍAS 4, 5, 6 y 7: Scottish Highlands

El primer sitio al que nos dirigimos en nuestro primer día es un lugar que considero de primer nivel y de visita obligada para quien pase por el centro de Escocia y tenga ganas de observar aves. Se trata de Lochindorb, un enorme lago rodeado de brezales y alguna que otra mancha aislada de bosque. El carril de acceso cuenta en uno de sus extremos con una nutrida colonia de no menos de 200 gaviotas canas, junto a las cuales resultó habitual observar lagópodos escocesesliebres variables.  

Gaviota cana / Common Gull / Larus canus

Gaviota cana / Common Gull / Larus canus

En la orilla y en los alrededores del lago detectamos gaviotas reidorasostreros, avefrías, zarapitos reales, andarríos chico y las primeras orquídeas, de las especies Dactylorhiza maculata y Dactylorhiza purpurella.


Dactylorhiza purpurella

Dactylorhiza maculata

Unos 1500 ánsares comunes, una Barnacla cariblanca y una Barnacla canadiense descansaban en la otra orilla, a unos 700 metros (para que os hagáis una idea del ancho del lago). También detecté un macho de Serreta mediana en plumaje de eclipse y un Charrán común pescando cerca de la orilla.


Serreta mediana / Red-breasted Merganser / Mergus serrator

No obstante, el principal reclamo de esta masa de agua es la pareja de colimbos árticos que allí cría, siendo uno de los pocos puntos donde se reproducen en el centro de Escocia. Por allí andaban de hecho, y en una sesión de tarde al día siguiente conseguí fotografiar lo mejor que pude a uno de ellos. Resultó increíble ver por primera vez a estas aves y además con su espectacular plumaje nupcial. La verdad es que las fotos no hacen justicia; en directo llaman mucho más la atención y escuchar sus reclamos en un paisaje tan auténtico es digno de presenciar.

Colimbo ártico / Black-throated Diver / Gavia arctica

Colimbo ártico / Black-throated Diver / Gavia arctica

Colimbo ártico / Black-throated Diver / Gavia arctica

Colimbo ártico / Black-throated Diver / Gavia arctica

La mencionada mancha de bosque de la orilla este del lago nos brindó observaciones de Ardilla roja, Cernícalo vulgarCuco, Mosquitero musicalPinzón vulgar, Lúgano, Chochín y Petirrojo, mientras que en los brezales aledaños resultaron abundantes los bisbitas comunes. Estos brezales, como mencioné anteriormente, acogen a una sana población de lagópodos escoceses, y en este entorno ofrecen observaciones de gran calidad.



Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Tras un buen rato en Lochindorb nos dirigimos hacia Loch Garten, un famoso lago en el que se encuentra el Osprey Center (Centro del Águila Pescadora), que cuenta con un observatorio para ver el lek del Urogallo (en mayo), otro para ver un nido de Águila pescadora y desde donde parten varios senderos tranquilos a través de bosques caledonios maduros. Por el camino paramos en un puente sobre el Río Spey y en unos minutos pasan  varias gaviotas sombrías, una hembra de Porrón osculado y dos mirlos acuáticos. En el soto se escucha constantemente al Acentor común y al Mosquitero musical.

Ya en Loch Garten nos entretenemos con las ardillas, los lúganos, los pinzones vulgares y los páridos, que acuden incesantemente a los comederos instalados al lado del aparcamiento. 

Ardilla roja / Red Squirrel / Sciurus vulgaris

Lúgano / Siskin / Spinus spinus

Durante el tranquilo paseo por el Bosque de Abernethy vemos Herrerillo capuchino (un ave muy "publicitada" en la zona, al ser uno de los pocos sitios de Reino Unido donde aparece), Carbonero garrapinos, Carbonero común, Pinzón vulgar, Agateador norteño, Mosquitero musicalBisbita arbóreoPapamoscas gris, y de un pequeño recodo con algo de vegetación palustre nos salen dos hembras de Porrón osculado, una de ellas con dos pollos. No detectamos al Águila pescadora y ni que decir tiene que no vimos Urogallo.

 Loch Garten - Resulta curioso mirar con prismáticos la superficie de un lago y no observar ni un solo ave. En España estamos muy mal acostumbrados a que los lagos y los embalses estén repletos de avifauna acuática.

Abernethy Forest / Bosque de Abernethy

Porrón osculado / Common Goldeneye / Bucephala clangula

Porrón osculado / Common Goldeneye / Bucephala clangula

Porrón osculado / Common Goldeneye / Bucephala clangula

Continuaríamos la tarde en el entorno de Boat of Garten. En otro de los puentes sobre el Río Spey detectamos una colonia de Avión zapador y en una charca que hay al norte del mencionado pueblo vimos Cerceta común y Porrón moñudo. Por lo demás, finalizaríamos el día en el Río Dulnain, los bosques de Sluggan y para terminar en los senderos forestales que parten de Aviemore, viendo ratoneros, corzos, grajas, chorlitos dorados, avefrías, zarapitos reales, ostreros, zorzales charlos, Mosquitero silbador, Papamoscas cerrojillo y muchos mosquiteros musicales, todo ello acompañado por rodales de orquídeas en las zonas de brezales.







Corzo / Roe deer / Capreolus capreolus

Corzo / Roe deer / Capreolus capreolus

Dactylorhiza maculata ssp. fuchsii

Gymnadenia borealis

Gymnadenia borealis 

Dactylorhiza maculata s.str.

El segundo día tocó la excursión por excelencia de las Highlands: la subida a las montañas Cairngorms y concretamente al pico Ben Mcdui. Allí, con suerte y en teoría, nos esperarían aves muy especiales ligadas a ambientes alpinos. Madrugamos de lo lindo para poder realizar el descenso de la montaña con tiempo de sobra y todo salió a pedir de boca en lo que se refiere a organización y ejecución de la ruta. Antes de comenzar el ascenso paramos en Loch Morlich, un bonito lago rodeado de bosques caledonios con las montañas de fondo y famoso por la presencia de Colimbo chico, al que efectivamente vimos desde la zona de acampada situada a pie de carretera. Una pareja adulta buceaba constantemente a escasos metros de la orilla, pero se dejaban ver muy bien cuando subían a tomar aire. Una lástima que a las 6:30h de la mañana hubiese tan poca luz natural. 

Colimbo chico / Red-throated Diver / Gavia stellata

Colimbo chico / Red-throated Diver / Gavia stellata

Loch Morlich

Al fondo del lago también localicé con el telescopio 12 porrones osculados y al regresar al coche me crucé con un Camachuelo buscando alimento en el suelo y una hembra de Piquituerto cuya identidad es todo un misterio (común, escocés o lorito). Dejo la foto por aquí por si alguien puede arrojar algo de luz.

Camachuelo común / Eurasian Bullfinch / Pyrrhula pyrrhula

Loxia sp.

A las 7:30h comenzamos el ascenso, que en principio parecía cómodo. Un manto de orquídeas Dactylorhiza maculata s. str. y algunas Neottia cordata y Dactylorhiza purpurella cubren los bordes del camino. Muchos bisbitas comunes nos salen al paso y poco a poco comenzamos a abandonar el brezal y a adentrarnos en praderas alpinas salpicadas de enormes bolos de roca. Comienzan a verse liebres variables y por fin una de ellas aguanta unos segundos y me deja fotografiarla.





Liebre variable / Mountain hare / Lepus timidus

Tras un repecho corto pero fuerte, mientras estamos descansando, me parece escuchar en la distancia un reclamo de Perdiz nival, y al reemprender la marcha volvemos a escucharlo bastante cerca y sin ningún género de dudas. Busco con los prismáticos sin éxito, y no hemos andado 50 metros cuando nos salen de delante seis perdices. 

Perdiz nival / Rock Ptarmigan / Lagopus muta

Perdiz nival / Rock Ptarmigan / Lagopus muta

Compruebo que no tienen pollos y miro bien por si hubiera algún nido, pero no detecto nada y en un instante las perdices vuelven a agazaparse en el suelo. Yo hago lo mismo: me tumbo detrás de una roca dejándoles distancia suficiente para que estén tranquilas y aprovecho para tirar algunas fotos.

Perdiz nival / Rock Ptarmigan / Lagopus muta

Perdiz nival / Rock Ptarmigan / Lagopus muta

Perdiz nival / Rock Ptarmigan / Lagopus muta

Ya habíamos estado dos veces en Pirineos pateando en busca de estas aves pero no habíamos tenido suerte. Esta vez nos redimimos y disfrutamos de un encuentro soñado con unas aves excepcionales. Habría estado bien grabar algún vídeo pero como digo, las aves permanecieron quietas en el suelo y no habría aportado mucho más que las fotos. 

Tras el subidón de ver las perdices, continuamos hacia las zonas de neveros y laderas ya sin apenas vegetación. En estos caos de rocas es donde vimos al Escribano nival, junto a la Collalba gris y el Mirlo capiblanco. Una anécdota que siempre cuento es que vi como tres montañeros fotografiaban con el móvil a un Escribano nival a literalmente 20 centímetros del ave, sin que ésta mostrase la más mínima señal de molestia. Es increíble lo confiados que son estos pájaros y ofrecen oportunidades de oro para llevarse a casa fotos bastante buenas. 

Escribano nival / Snow Bunting / Plectrophenax nivalis

Escribano nival / Snow Bunting / Plectrophenax nivalis

Varias parejas adultas y sobretodo un macho en celo hicieron mis delicias como fotógrafo.


Escribano nival / Snow Bunting / Plectrophenax nivalis

Escribano nival / Snow Bunting / Plectrophenax nivalis

Escribano nival / Snow Bunting / Plectrophenax nivalis


Entre perdices y escribanos vimos una pareja de halcones peregrinos sobrevolando la montaña, varios cuervos y no pocas bisbitas comunes, que en Escocia son casi omnipresentes en verano. Tras llegar al Ben Mcdui, alrededor de las 12:00h, emprendimos la bajada por un camino distinto al original y nos las tuvimos que ver con una senda de una pendiente considerable pero que nos brindó unas vistas fantásticas. 






En la última zona de brezales antes de llegar al aparcamiento se nos cruzó una pareja de lagópodos escoceses adultos con dos pollos y acto seguido otro macho adulto, que por cierto se enfrentó al otro macho sin pasar de varios reclamos de advertencia y un vuelo de exhibición, ciertamente espectacular. 

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Lagópodo escocés / Red Grouse / Lagopus lagopus scotica

Poco antes de las 16:00h llegamos al coche, descansamos un poco y regresamos al alojamiento con la idea de echarnos una siesta reparadora. Y es que por la noche teníamos otra sesión de observación de fauna, pero esta vez desde el hide autorizado de mamíferos nocturnos de Speyside Wildlife. Allí llegamos a las 21:00h, cuando el sol acababa de ponerse, y hasta las 23:00h, cuando realmente oscureció, no aumentó mucho la emoción. Un Cárabo común cantó en repetidas ocasiones y la guía que nos acompañó nos mostró una Becada que levantó el vuelo entre los árboles, pero poco más. Eso sí, al cerrarse la noche cambió la cosa. 

Dos tejones acudieron a comerse los frutos secos que habíamos esparcido por el suelo y dos martas -una madre adulta y su cría juvenil- salidas de la nada nos deleitaron durante 5 minutos con sus carreras, sus saltos y su comportamiento arborícola. Hubo incluso una divertida anécdota, ya que la Marta adulta tuvo que subir a por su cría ante el miedo de ésta a coincidir con los tejones en el suelo. A buen seguro no tardará en curtirse.

Tejón / Eurasian Badger / Meles meles

Marta / Pine Marten / Martes martes

Al día siguiente no madrugamos nada en absoluto, desayunamos tranquilamente y planificamos una ruta tranquila para el día. Sobre las 11:00h llegamos a Loch Insh, al sur de Aviemore, donde de una manera totalmente inesperada localizamos un nido de Águila pescadora con dos pollos volantones. Fue alucinante ver a los adultos posados junto al nido en lo alto de un enorme pino y a los pollos asomando la cabeza.

Además, varios lúganos, mosquiteros musicales, una pareja territorial de ratoneros, gaviotas sombrías, porrones moñudos y un total de 14 porrones osculados. También aparecieron las primeras especies de odonatos del viaje: Cordulegaster boltoniiLibellula quadrimaculata, Ischnura elegansPyrrhosoma nymphula y Enallagma cyathigerum, aunque nada comparado con mi experiencia en Lituania. Durante el resto de la jornada volvimos a zonas ya visitadas, dimos algún paseo por los pequeños pueblos de la zona y nos pegamos una cena en condiciones en un italiano de Aviemore.

El último día, o mejor dicho la última mañana en la zona centro del país, nos centramos en un intento de ver el Gallo-lira a todo o nada. Yo disponía de algo de información recopilada a través de internet y gracias a un buen contacto que ya estuvo por allí y tuvo éxito con la especie, y pese a que a finales de junio los gallos no están ni mucho menos expuestos ni en leks, había que intentarlo. Condición indispensable para observar gallos-lira o urogallos es estar en el lugar indicado al amanecer, ya que cuando empieza a aumentar la luz solar se refugian en el bosque o los brezales y su observación se vuelve casi imposible.

Las 4:00h de la madrugada es una hora idónea para salir de tu alojamiento en el mes de junio en Escocia si lo que quieres es llegar a tu destino, a media hora en coche, al amanecer. Nos vamos adentrando poco a poco en los bosques, donde se cruzan varios corzos y zorzales comunes y charlos. Por el camino detectamos Paloma torcaz, Bisbita común, Bisbita arbóreo, Mosquitero musical, Pinzón vulgar, Lúgano y Carbonero garrapinos, y en un arroyo junto a la carretera canta sin parar un Carricerín común

Son las 4:45 y finalmente abandonamos el bosque y llegamos a una zona de brezales con abundantes claros, en los que se alimentan grupos de zarapitos reales, avefrías y zorzales charlos. Tampoco escasean las liebres variables y las liebres europeas, que pastan juntas rodeadas de limícolas y corzos. Una estampa curiosa cuanto menos.

Ubico el telescopio en un punto alto, con mucho campo de visión, y me pongo a escudriñar el suelo y los claros entre los brezos. Por delante empiezan a pasar bandos de fringílidos con un canto muy peculiar, como mezcla de verdecillo y pardillo. Son pardillos sizerines y algunos de ellos se paran a descansar en un cable que tenemos justo al lado, permitiéndome fotografiarlos. 


Pardillo sizerín / Lesser redpoll / Acanthis cabaret

Pardillo sizerín / Lesser redpoll / Acanthis cabaret

Fijándome con más atención vi que salían de un pequeño bosque isla artificial de abetos en el que seguramente habrían dormido y que los bandos comenzaban a diseminarse por los prados y los brezales. Volveríamos a detectar a estas aves unos días más tarde, pero curiosamente siempre a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde. 

En lo que siguen pasando pardillos detecto a una gallinácea pequeña posada en una valla metálica que me llama la atención, pero viéndola detenidamente la identifico sin dudas como una hembra de Faisán, un ave muy común en las granjas escocesas y que vimos muchas veces a lo largo del viaje. Sin embargo, a escasos metros de ella y en el suelo se mueve otra gallinácea, esta vez bastante rechoncha, de color negro, con una ceja roja muy conspicua y que al moverse proyecta una sombra terminada en forma de lira... et voilà!


Gallo-lira / Black Grouse / Lyrurus tetrix

Gallo-lira / Black Grouse / Lyrurus tetrix

Gallo-lira / Black Grouse / Lyrurus tetrix

Gallo-lira / Black Grouse / Lyrurus tetrix

Eran dos los machos de gallo-lira que a las 5:45 de la mañana estaban totalmente activos picoteando en el suelo en un prado abierto anexo a un corral con ganado. Así continuaron unos 45 minutos más y sobre las 6:30 volaron y se escondieron en el brezal. De ahí la importancia de llegar al sitio adecuado justo después de las primeras luces del día. 

Tras el disfrute de los gallos-lira, tocaba volver al alojamiento, hacer las maletas y poner rumbo a Inverness, nuestro siguiente destino. Por el camino hacia esta urbe vemos muchas grajas y poco antes de llegar a la ciudad nos desviamos ligeramente para visitar Loch Ruthven, un pequeño lago famoso por su población reproductora de Zampullín cuellirrojo. Desde el observatorio de madera que hay al final del único sendero de la zona detectamos un mínimo de 8 ejemplares junto a ánades reales, porrones moñudos y zampullines chicos.


Zampullín cuellirrojo / Horned Grebe / Podiceps auritus

Zampullín cuellirrojo / Horned Grebe / Podiceps auritus

Zampullín cuellirrojo / Horned Grebe / Podiceps auritus

Zampullín cuellirrojo / Horned Grebe / Podiceps auritus

Poco antes de mediodía ya estamos en nuestro alojamiento de Inverness y aprovechamos para descansar un poco y evitar el inesperado calor de mediodía. A media tarde nos vamos al valle del Río Fidhorn, recorriendo paisajes majestuosos y observando las limícolas habituales, gaviotas canas, charranes comunes, mirlos acuáticos, lavanderas cascadeñas, estorninos pintos y un solitario Milano real


 Valle del Río Fidhorn

Valle del Río Fidhorn


  Valle del Río Fidhorn

 Valle del Río Fidhorn

En el aparcamiento que hay al final de la carretera que recorre el mencionado valle vemos un Erizo, varias orquídeas Gymnadenia borealis y Dactylorhiza maculata s. str. y algún que otro Pardillo sizerín, junto a una pareja de ratoneros. Volvemos por otra carretera que atraviesa varios brezales y manchas de bosque, y en ella se nos cruzan corzos, lúganos, chochines, mosquiteros musicales, zorzales charlos, varios lagópodos escoceses y liebres variables



Terminamos el día dando un paseo por Inverness


Inverness


Inverness

DÍAS 8 y 9: Área de Inverness y visita a la costa de Gairloch

Nuestro primer día en el área de Inverness lo dedicamos a visitar zonas próximas a la ciudad, sin desplazarnos mucho. Una pequeña bahía situada al noreste de Inverness, a 5 minutos de nuestro alojamiento en Culloden, nos sirve para ver aves interesantísimas. Aprovechamos la bajamar durante la mañana y la luz a la espalda para ver enormes bandos mixtos de Corneja cenicienta y Graja, gaviotas sombrías, argénteas, canas y reidoras, charranes árticos, dos serretas medianas, cerca de 90 serretas grandes (primera vez que veía la especie), ánades frisos, silbones, rabudos y azulones, ostreros, zarapitos reales, un Águila pescadora y varias focas comunes.  

Serreta grande / Common merganser / Mergus merganser

Serreta grande / Common merganser / Mergus merganser

Serreta grande / Common merganser / Mergus merganser

Serreta grande / Common merganser / Mergus merganser

Graja / Rook / Corvus frugilegus

Tras un par de horas nos desplazamos a Munlochy y a Chanonry Point, lugar este último conocido por los avistamientos que suele ofrecer de los cetáceos residentes en el Moray Firth (Fiordo Moray). No tenemos suerte con los delfines pero sí vemos bastantes focas comunes, charranes árticos y las demás especies de limícolas y gaviotas que ya vimos a primera hora de la mañana. 

De allí iríamos hasta Cromarty, última visita del día en la que esta vez sí disfrutamos de una observación brutal de varios delfines mulares a 50 metros de la orilla, enormes bandos de Eider común y del trasiego constante de álcidos, fulmares, gaviotas tridáctilas y cormoranes moñudos pertenecientes a una colonia cercana. Por primera vez vemos también en estas aguas al Arao aliblanco, aunque casi siempre en vuelo y algo lejos. Ya lo veríamos mejor. 

El día siguiente lo pasamos por completo en la costa oeste de las Highlands, alrededor de Badachro, Gairloch, Drumchork, Poolewe y Mungasdale. Un contratiempo con nuestro coche de alquiler nos dejó sin tiempo para visitar la famosa Isla de Handa, pero a cambio nos centramos en abarcar poco espacio y prospectar a fondo. 


Amanecer en Loch Maree

Recorrimos acantilados costeros y ensenadas de película y a base de mirar con el telescopio localizamos -entre otras muchas cosas- nuestras primeras marsopas comunes, multitud de focas comunes, buenos números de Arao aliblanco, cornejas cenicientasbisbitas costero, varios eideres comunes, los dos únicos colimbos grandes del viaje, seis colimbos árticos (una pareja adulta y otro adulto con tres pollos) y tres colimbos chicos, incluyendo una pareja adulta que nos deleitó con sus lastimeros reclamos. 


Colimbo chico / Red-throated Diver / Gavia stellata

Colimbo grande / Great Northern Diver / Gavia immer

Colimbo grande / Great Northern Diver / Gavia immer

Foca común / Harbour seal / Phoca vilutina

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle



En el borde de un camino a escasos metros del mar fotografié estas orquídeas Dactylorhiza incarnata.

Dactylorhiza incarnata

Dactylorhiza incarnata

Terminada la andadura por el centro-oeste de Escocia, tocaba poner rumbo a la última parada del viaje: la Isla de Mull

DÍAS 10, 11 y 12: Isla de Mull


Mull es uno de los destinos más conocidos para observar fauna salvaje en Escocia. Sus poblaciones de Pigargo europeo, reintroducidas desde los años 70 y que hoy en día gozan de muy buena salud, junto con la abundante presencia de nutrias y aves marinas, hacen de esta isla un enclave fantástico para unas vacaciones bicheras. 

Personalmente me había encargado de recopilar mucha información sobre los puntos más idóneos para contemplar paisajes y buscar a la fauna, pero mi consejo si vais a Mull es que os peguéis una semana recorriendo cada carretera, playa, montaña y bosque de la isla. Es uno de los lugares más "salvajes" en los que he estado y merece muchísimo la pena ubicarse en un acantilado varias horas y disfrutar del trasiego de marsopas, focas, álcidos y del más que probable vuelo de los pigargos. Las vistas del Ben More -el pico más alto de la isla- desde la orilla del Loch Na Keal son absolutamente espectaculares y la puesta de sol sobre las Islas Treshnish (Fladda, Lunga y Bac Beag) es una imagen de postal.

Nuestro periplo comenzó el décimo día de viaje por la mañana. Tomamos el desayuno en el hotel de Inverness y partimos hacia el oeste, donde llegaríamos a media mañana para visitar el Castillo de Eilean Donan y posteriormente el Lago Ness

Castillo de Eilean Donan

Tras hacernos algunas fotos y comprar algunos regalos del monstruo del Lago Ness para nuestras familias, remprendimos la marcha hasta llegar al pueblo costero de Oban, localidad desde cuyo puerto parten la mayoría de ferrys que conectan con las islas de la costa oeste de Escocia. Antes de tomar nuestro barco, tuvimos tiempo de dar una vuelta por el paseo marítimo y de flipar con la colonia reproductora de Arao aliblanco en los muros del puerto. Me atrevería a decir que debe ser uno de los mejores lugares del mundo para observar a la especie, dado su carácter extremadamente confiado. Se acercan sin ningún tipo de pudor a la gente y caminan tranquilamente por la acera del paseo marítimo. La proximidad y la tranquilidad de las aves rozaba lo absurdo en algunos momentos y aproveché que descansaban en una escalera de piedra para hacer un buen puñado de fotos.

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle


Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle


Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle 

Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle

Algunas cornejas cenicientas, gaviotas argénteas y bisbitas costero también deambulaban por las zonas pedregosas rebuscando entre algas y conchas y entre las embarcaciones buceaban varias focas comunes. A las 20:00 zarpamos desde Oban hacia Craignure, donde llegamos 45 minutos después. En el trayecto pude ver álcidos, charranes árticos y algunas focas más. No hubo tiempo para mucho más ese día porque teníamos que llegar a nuestro hotel en Tobermory, aunque varias paradas breves en la costa este de Mull (Fishnish, Salen...) produjeron avistamientos de más focas, varios cisnes vulgares, ánsares comunes, eideres, gaviotas canas y aviones zapadores, entre otras cosas. 

El undécimo día de viaje, primero al completo en Mull, no lo pasamos realmente al completo en la isla. A primera hora de la mañana embarcamos con la empresa Staffa Tours rumbo a Staffa y Lunga, dos pequeñas islas situadas al oeste de Mull. La primera parada reglamentaria es frente a un perezoso grupo de focas comunes que se asolean sobre unas rocas.

Foca común / Habour seal / Phoca vilutina

Foca común / Habour seal / Phoca vilutina

Foca común / Habour seal / Phoca vilutina

Foca común / Habour seal / Phoca vilutina

Varias marsopas comunes pasan cerca del barco, pero son muy pequeñas y se mueven rápido, por lo que no somos capaces de inmortalizarlas en fotos. Sí que disfrutamos a lo grande de nuestros primeros pigargos europeos, concretamente de una pareja que al haber establecido su territorio en una zona costera aislada disfrutan de un auténtico paraíso sin molestias y con abundancia de alimento. 

Pigargo europeo / White-tailed Eagle / Haliaeetus albicilla

Pigargo europeo / White-tailed Eagle / Haliaeetus albicilla

Los pigargos sorprenden por su enorme tamaño, similar al de un buitre, y afortunadamente resultan relativamente fáciles de avistar en Mull. A lo largo de nuestra estancia de 3 días en la isla vimos un total de 5 individuos y al parecer sus números continúan aumentando. 

Tras los interesantes avistamientos del trayecto de ida alcanzamos finalmente Staffa, un pequeño islote famoso por la Fingal's Cave (Cueva de Fingal) y por sus impresionantes columnas basálticas que forman auténticos "puzzles" de roca.

STAFFA










A la derecha Fingal's Cave

Aparte de su extraordinaria geología, Staffa da una muy buena oportunidad a quienes disfruten de la observación de aves, ya que sus praderas acogen a una población del peculiar Pardillo piquigualdo, un fringílido especializado en las zonas costeras con abundantes praderías herbáceas. Un breve paseo por los senderos que discurren por la zona alta del islote nos permitió encontrarnos con un grupito de 6 ejemplares afanados en alimentarse. 


Pardillo piquigualdo / Twite / Linaria flavirostris

Pardillo piquigualdo / Twite / Linaria flavirostris

Pardillo piquigualdo / Twite / Linaria flavirostris

Pardillo piquigualdo / Twite / Linaria flavirostris

Pardillo piquigualdo / Twite / Linaria flavirostris


Una pareja de araos aliblancos y nutridos bandos de frailecillos acompañan la vuelta al ferry. 


Arao aliblanco / Black Guillemot / Cepphus grylle

Nuestra siguiente parada fue la Isla de Lunga, de mayor tamaño y formando parte del archipiélago de las Islas Treshnish. Esta isla alberga enormes colonias de aves marinas y disfrutamos de lo lindo viéndolas por última vez en el viaje en tan elevados números. También detectamos gaviones atlánticos, gaviotas argénteas, charranes árticos, charranes comunesostreros, bisbitas costero y un Págalo parásito.


LUNGA





Los puffins posan muy bien y pueden fotografiarse de maravilla, siempre respetando los límites de los senderos y dejándoles unos metros para que entren y salgan de sus madrigueras cuando les plazca. 


Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Frailecillo atlántico / Atlantic Puffin / Fratercula arctica

Pese a que estas imágenes son las más vistosas y las más habituales de los frailecillos, me quedo con una que hizo Maripili y que ilustra a la perfección la biología de este curioso álcido. Esta imagen me resulta extraordinaria: 


Cada año pasan 7 u 8 meses en el mar, pero a la hora de reproducirse son muy dependientes de sustratos blandos y sueltos para poder excavar. Verlos escondidos y custodiando sus madrigueras entre la exuberante vegetación de finales de junio es tan chocante como inolvidable.

Sin necesidad de andar mucho se pueden contemplar grandes cortados con nidos de fulmares, alcas y cormoranes moñudos y al final del sendero se alcanza una gran mole de roca que acoge una mega-colonia de araos comunes y gaviotas tridáctilas. El espectáculo es sobrecogedor.





 Colonia de Arao común 

 Colonia de Arao común 

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge

En estos enormes grupos de araos llama la atención la presencia de numerosos individuos de la variedad embridada, que resultan más comunes en las costas árticas y en las zonas más norteñas de las islas británicas. 

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge
Variedad embridada

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge
Variedad embridada

Arao común / Common Guillemot / Uria aalge

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Alca / Razorbill / Alca torda

Gaviota tridáctila / Black-legged Kittiwake / Rissa tridactyla

Gaviota tridáctila / Black-legged Kittiwake / Rissa tridactyla

Cormorán moñudo / European Shag / Phalacrocorax aristotelis

Fulmar boreal / Northern Fulmar / Fulmarus glacialis

Fulmar boreal / Northern Fulmar / Fulmarus glacialis

Finalizado el último atracón de aves marinas, tocaba regresar a Tobermory en el ferry. El viaje de vuelta estuvo marcado por un fuerte viento, lo que me privó de poder estar atento en cubierta al posible movimiento de cetáceos o pardelas. El barco nos volvió a acercar a la zona de los pigargos y esta vez fueron un adulto y el juvenil del año los que descansaban en los grandes bloques de piedra.

Pigargo europeo / White-tailed Eagle / Haliaeetus albicilla
Juvenil

Pigargo europeo / White-tailed Eagle / Haliaeetus albicilla
Adulto

Tras un rato de descanso en el hotel y el último aprovisionamiento del viaje en un supermercado, a las 18:30 nos ponemos de nuevo en marcha para visitar algunas zonas con tranquilidad. Nos decantamos por la costa oeste, pasando por Delvaig, Calgary y Ballygown y llegando hasta la orilla del Loch Na Keal.

Por el camino y en sucesivas paradas vemos numerosas especies de aves, como cernícalos vulgares, gaviotas canas, cornejas cenicientas, zorzales charlos, collalbas grises, golondrinas comunes, acentores comunes, escribanos cerillos, tarabillas comunes, petirrojos, chochines, mosquiteros musicales, bisbitas costero lavanderas enlutadas, pardillos sizerines, una Curruca zarceraun Cuco. Los avistamientos de focas son constantes en cada vistazo al mar. 

El pico Ben More (966m) sobre el Loch Na Keal

Cordulegaster boltonii

Finalizando la jornada y ya a última hora de la tarde, mirando desde Killiechronan, detectamos un Zampullín cuellirrojo y grupos de tarros blancos, serretas medianas y gaviotas canas, pero la distancia a las aves y la falta de luz me impiden fotografiarlas en condiciones. El último avistamiento del día es el de un espectacular Pigargo adulto que cruza el lago y nos pasa por encima para adentrarse en el bosque. Respecto a la nutria, miro y remiro cada zona intermareal, que es donde suelen verse con mucha frecuencia en estas costas, pero no obtengo éxito. Tampoco lo tendría en los dos días siguientes, por lo que ya os adelanto que nos vinimos sin ver al mustélido acuático por excelencia. Menos mal que las tenemos a diario en el Puente Romano de Córdoba. 

El día siguiente, último día completo en Mull, lo dedicamos a visitar el sector suroccidental de la isla y a visitar la pequeña Isla de Iona. Recorriendo la orilla sur del Loch Na Keal y todo el perímetro del Loch Schridain vemos básicamente las mismas especies del día anterior, con la novedad de una pareja de tarabillas norteñas, algunos chorlitejos grandes reproductores, buenos números de Zarapito real y Eider común, grupos de grajas y grajillas, algún que otro aguilucho pálido en zonas de campiña costera y varios ratoneros posados en los postes eléctricos junto a la carretera.

Tarabilla norteña / Whinchat / Saxicola rubetra

Pasando por Pennyghael y Bunessan llegamos a Fionnphort, y desde allí tomamos un pequeño ferry que en cinco minutos nos deja en Iona.

 Iona

Iona es famosa por su Abadía y por la población de Guión de codornices que acoge. En esta isla se han llevado a cabo muy buenas labores de conservación evitando el segado de los pastos en la época crítica para los guiones, lo que ha permitido que el número de aves aumente rápido y que se hayan expandido por algunas zonas cercanas fuera de la isla. En efecto, prácticamente toda la isla se encuentra cubierta por pastizales de unos 30 cm de altura, lo suficiente para que estos rálidos (ojo, no son parientes próximos de gallináceas como las perdices o las codornices, sino de las polluelas y las fochas) deambulen por todas partes sin que sus movimientos se detecten lo más mínimo. 

Abadía de Iona



El paraíso del Crex crex

A finales de junio los guiones ya no están en celo y la frecuencia e intensidad de su canto, que es lo más parecido a un despertador que os podéis imaginar, es mínima. No obstante, detecté a uno de ellos cantando al lado del camino y con mucha paciencia y mucho esfuerzo de observación conseguí encontrarlo. No esperaba poder fotografiarlo pero contra todo pronóstico también lo conseguí. 

Guión de codornices / Corncrake / Crex crex

Guión de codornices / Corncrake / Crex crex

En esos prados también resultaron comunes las avefrías, los pardillos piquigualdos, las bisbitas comunes, los estorninos pintos y las cornejas cenicientas. Sin tiempo para mucho más, volvimos a Mull y pasamos el resto de la jornada recorriendo la costa sur: Fidden, Ardalanish, Carsaig y Lochbuie. Es curioso que no tengamos ninguna foto de todos esos sitios, que sin duda lo habrían merecido, pero el cansancio acumulado comenzaba a hacer mella y nos tomamos la tarde y la mañana del día siguiente con bastante calma. Simplemente se nos pasó fotografiar esos paisajes, pero recuerdo perfectamente el vuelo de un Pigargo adulto sobre Loch Uisg, sitio muy bueno tanto para aves costeras como para forestales y rapaces. 

Sin intención de extenderme más, el resto del viaje consistió en cruzar de Craignure a Oban, conducir de Oban a Glasgow y coger el avión que 3 horas después nos dejaría en Sevilla. Tuvimos unas horas para ver Glasgow pero nos decepcionó bastante y coincidimos en que nada tiene que ver con Edimburgo

Resumiendo, 13 días recorriendo un país fascinante por sus contrastes y por sus diferencias con lo que estamos acostumbrados a ver. Sin ningún tipo de duda es uno de los mejores lugares de Europa para disfrutar de las aves marinas y de montañas y bosques. Los paisajes son únicos, las oportunidades fotográficas son excepcionales y la temperatura en esa época del año es muy agradable, por lo que la apuesta es segura. Aquí y en muchos otros blogs tenéis mucha información, por lo que lo único que falta es ahorrar un poco y montarse en el avión. No me digáis que no os apetece encontraros con animales tan míticos como la Highland Cattle, símbolo hasta la saciedad de postales, calendarios y tazas escocesas.

Highland Cattle, la vaca escocesa por antonomasia

No tengo ni idea de cuál será la próxima entrada del blog y puede que tarde varios meses en volver a comunicarme por aquí. Lo que sí tengo claro es que muy bien tiene que darse mi próxima salida al extranjero para superar a ésta.

Si has conseguido leer toda la entrada hasta aquí es que te gusta ésto del campo, y lo sabes. ¡Gracias por la visita y a disfrutar de este 2019!


2 comentarios:

  1. Menuda entrada tan impresionante!! Para guardar para un futuro viaje a Escocia... Enhorabuena!! Por cierto, qué equipo fotográfico utilizaste? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ernesto! Para eso está, para recopilar información interesante. Uso una Nikon Coolpix P900, aunque las fotos de paisajes están hechas con una Nikon D3100 y un objetivo 35-55mm. Saludos.

      Eliminar